‘Gastrodrama’ en la primera cita

Standard

Una vez quedé con un chico que me recogió en su coche mientras sonaba el CD de Maluma; ahí termina la historia. La música reguetón es una línea roja en cualquier primera cita. Se compara a que desprecien tu libro preferido, confiesen que no soportan a los animales, o pronuncien aquello de "ni feminismo, ni machismo, yo creo en la igualdad”. Durante esa primera cita tampoco se admiten llamadas de la ex, anécdotas sobre la ex, lo que sea de la ex. O peor, llamadas de la madre para comentar cómo ha ido el día. De esta primera impresión depende que haya una segunda, incluso una tercera, así que pasa de los temas escatológicos y, por lo que más quieras, mastica con la boca cerrada.

Seguir leyendo.

from El Comidista | EL PAÍS http://bit.ly/2ZI9d3N
via IFTTT